Written by 8:52 pm LA TOMA DEL DÍA

ESTA ES MI VERDAD

Con frecuencia escucho decir que cada uno tiene su verdad y es libre para defenderla. Ciertamente, hay que tener una posición respecto a algo pero teniendo presente que la verdad es una sola. Si cada uno tiene su verdad ya estamos en líos porque la verdad para que sea Verdad no puede haber otra. Siempre una, descartando las demás, tendrá que ser la Verdad. Nosotros los cristianos afirmamos que la única Verdad es Cristo, Dios y hombre verdadero: “Yo soy el Camino y la Verdad y la Vida”. La vida, y toda la multitud de facetas de la misma, gira alrededor de esa única Verdad. Por ello no tiene sentido decir, como tantos: “soy cristiano” y yo tengo mi verdad, “soy cristiano” y vivo como yo considero, “soy cristiano” y mis criterios son mi camino. Si Cristo es tu Señor Él es tu única Verdad, y todas las pequeñas verdades respecto a diferentes situaciones y circunstancias de la vida tienen que direccionarte a la única Verdad. Por eso se nos dice que seamos consecuentes y coherentes al tomar decisiones importantes en la vida. Las decisiones del día a día tienen que empalmar con la doctrina de Cristo y su Iglesia, de lo contrario nos desdecimos. Es anti testimonio y motivo de escándalo, con grave perjuicio a la comunidad, cuando una autoridad civil o eclesiástica actúa públicamente en contra de la doctrina que afirma creer al proclamarse cristiano. Esto es lo objetivo, lo que tiene que ser, por donde se debe caminar. El problema aparece cuando surgen las subjetividades, cuando predominan los sentimientos y emociones. Nuestra época es muy proclive a este modo de ser. Y cuando se intenta poner las cosas en claro te conviertes para muchos en un fanático, en conservador, en extremista, en anticuado. Las subjetividades flexibilizan todo: “pobrecito”, “qué pena”, “cómo es posible que le prohíban la comunión”, “si los dos se aman, y el amor es lo que importa”, “eres más papista que el Papa”, “estos curas son unos fariseos” y frases parecidas que se van tejiendo en movimientos y colectivos radicales y extremistas que creen que el mundo gira alrededor de los que  “yo siento”. Se ha perdido la visión de objetividad para quedarse solo con lo subjetivo: “es que yo siento”, es que me nace”, “es que yo creo”, “es que a mí me parece”, “es mi punto de vista”, etc. y etc. Todo esto va llevando a un panorama relativista y sincretista, donde la Verdad última no cuenta.  

P. Víctor

(Visited 8 times, 1 visits today)
[mc4wp_form id="5878"]
Close